CONTRATO A PLAZO FIJO SE IMPONE SOBRE INDEFINIDO Y CAMBIA PANORAMA LABORAL
27 Octubre, 2007

Mientras en 1998 el 81,2% eran indefinidos, esa cifra bajó a 70% el año pasado. Otros datos muestran que los sindicatos mejoran la situación de los trabajadores y que la negociación colectiva tiene buena evaluación. (La Nación)

 

Patricia Silva, Directora del Trabajo

Patricia Silva, Directora del Trabajo

Sin lugar a dudas, un tema que abundará en los discursos de la Cena Anual de la Industria que se realizará esta noche será el del ámbito laboral. Aunque los empresarios han prometido palabras conciliadoras hacia el Gobierno, se prevé que no dejarán pasar la oportunidad para cuestionar la “arremetida” del movimiento sindical.

No obstante, detrás del velo de la retórica hay cifras que acercan la realidad del mundo de los empresarios y sus empleados. Ayer, la Dirección del Trabajo dio a conocer la quinta Encuesta Laboral (Encla) correspondiente a 2006, consulta que entrega reveladores resultados.

Según el informe, hay una tendencia a la disminución de los contratos indefinidos, a la vez que aumentan los vínculos con la empresa a plazo fijo y por obra o faena. Aunque las encuestas no son comparables, en 1998, el 81,2% de los vínculos contractuales eran indefinidos, número que bajó en 2004 a 77,1%. Esta trayectoria se consolidó el año pasado, ya que el 70% de los actos tenía esa condición. En tanto, en 1998 los acuerdos a plazo fijo alcanzaban un 6,9%, mientras que en 2006 llegaron a 11,5%. Asimismo, los contratos por obra y faena alcanzaron un 13,7% el ejercicio anterior.

Para la directora del Trabajo, Patricia Silva, esta situación “sin duda afecta la relación laboral y establece mayor inestabilidad del empleo”. Una caída de los contratos indefinidos, sostuvo, “impacta sobre las indemnizaciones y afecta los derechos laborales”.

Las microempresas cuentan con la mayor proporción de contratos indefinidos (82,1%), en tanto que las medianas son las que tienen menor número de vínculos de este tipo (65,9%). Además, este mismo segmento concentran el mayor porcentaje de actos a plazo fijo, con un 21,9%.

Otro punto de la encuesta se refiere a los sindicatos, y la efectividad de su papel. En aquellas empresas donde existen estas entidades, independientemente de su tamaño, la distribución de los ingresos es más equitativa. Por ejemplo, el 38% de los empleados de las grandes firmas sin organización sindical percibía hasta 270 mil pesos, mientras que donde había sindicato, sólo el 24% obtenía similar monto.

En opinión de Silva, “la existencia de sindicatos garantiza mejores remuneraciones y es una herramienta para para acortar brechas de inequidad”. Agregó que las empresas con sindicato también son más generosas con los reajustes.

Pese a los beneficios que logra la acción de estas entidades, la baja tasa de sindicalización continúa como una constante, ya que sólo un 8% de las empresas encuestadas cuenta con una entidad activa. El estudio corrobora que la existencia de organizaciones sindicales es mayor en las firmas más grandes (un 46,7% del total), mientras que en las pequeñas se reduce a 3,9%.

NEGOCIACIÓN COLECTIVA

Esta baja sindicalización tiene directa consecuencia sobre la negociación colectiva, ya que en los últimos cinco años sólo en un 9,6% de las empresas se ha desarrollado este proceso.

Esta posibilidad aparece directamente asociada a la existencia de sindicatos, ya que en las empresas que cuentan con estas organizaciones esta práctica llega a 85,1%, cifra que contrasta con el 4% que existe en las firmas sin sindicato. “Nuestra legislación permite la creación de grupos especiales para negociar, paralelos a los sindicatos, que influyen mucho en la decisión del trabajador de afiliarse o no. Además, el empleador tiene la facultad para extender los beneficios del proceso de negociación a todos los empleados”, aseveró Patricia Silva.

No obstante, el tema de la negociación colectiva resulta paradojal, ya que la mayoría de los trabajadores y de los empresarios evalúa positivamente este instrumento. Más del 70% de los empleados y el 50 % de los empleadores cree que negociar de forma colectiva es conveniente o muy conveniente. Y pese a los discursos, las cifras demuestran la baja conflictividad laboral que hay Chile. Durante 2006 en un 0,9% de las empresas se registraron huelgas, es decir, un total de 134 paros en un universo de 800 mil empresas.

volver
Morandé 25 of. 701, Santiago de Chile. Teléfonos: (02) 26712563 . 2696 8477 . 2671 8338 . 2672 3321