TRABAJO DIGNO, SALARIO JUSTO
15 abril, 2013

Mientras en el Congreso discuten la propuesta del Ejecutivo sobre el sueldo mínimo, creemos que junto con definir una cantidad que responda a las necesidades de los trabajadores, es clave terminar con la manera de fijar dicho monto. Por otra parte, exigimos a la Administración un trato justo con los trabajadores de las filiales del Banco, que en muchos casos, tienen bajos sueldos y condiciones de trabajo lamentables.

Jorge Fuentealba Díaz.

Jorge Fuentealba Díaz.

No es posible que de manera arbitraria y sin consultar a los trabajadores, el Gobierno establezca un monto a todas luces insuficiente. Es imprescindible avanzar en una nueva forma de determinar el salario mínimo y considerar criterios que reflejen, entre otros puntos, el costo de la vida, el crecimiento del país y las ganancias de los grandes conglomerados económicos.

 

De igual forma, es necesario reinstalar la idea del salario ético, que vaya más allá de lo que establece la ley y que esté asociado a un deber moral de los empresarios, quienes muchas veces obtienen suculentas ganancias, pero desconocen el esfuerzo de los trabajadores y pagan sueldos miserables, ajenos a la realidad que vive el país.

 

Invitamos a las autoridades a una conversación concreta en este sentido, dejando de lado arrogancias y abriendo un camino de diálogo para terminar con los mitos que surgen alrededor de esta discusión y que plantean por ejemplo que un incremento sustancial del sueldo mínimo pone en peligro el empleo y el crecimiento.

 

Si bien la realidad de los trabajadores de BancoEstado es diferente y sus salarios están por sobre el sueldo mínimo, no podemos decir lo mismo de los funcionarios que pertenecen a algunas filiales de la Institución y que se han atrevido a formar sindicatos. Un ejemplo es ServiEstado, donde los trabajadores reciben sueldos que no están acorde con su labor ni con el prestigio de BancoEstado.

 

La otra cara de la moneda es BancoEstado Microempresas, una filial que tiene toda la atención de quienes administran la Empresa y es reconocida por su excelente clima laboral, pero que “curiosamente” no tiene Sindicato, sino que una denominada “Gerencia de la Felicidad”.

 

No queremos creer que asumir el desafío de construir un Sindicato y defender las justas reivindicaciones de los trabajadores, termina por perpetuar situaciones arbitrarias que van en contra del desarrollo profesional y humano de miles de funcionarios que luchan por algo tan elemental, como un trabajo en condiciones dignas.

 

Finalmente, esperamos que tanto las autoridades de Gobierno como la Administración de BancoEstado, consideren que la realidad del país y del Banco respectivamente, abre espacios para dar un salto importante en términos de remuneraciones y así reconocer el aporte de los trabajadores al desarrollo de Chile.

volver
Morandé 25 of. 701, Santiago de Chile. Teléfonos: (02) 26712563 . 2696 8477 . 2671 8338 . 2672 3321